¿Qué ver en el Barrio Judío de Praga? Guía completa

Visita el Barrio Judío de Praga, repleto de historia y encanto del Viejo Mundo. Aquí te contamos los 11 lugares que no te puedes perder.

Cualquiera que visite Praga, la capital de la República Checa, sabe lo cautivadora que realmente es. El encanto del Viejo Mundo y su historia son fascinantes y cautivadores, especialmente el Barrio Judío de Praga.

El Barrio Judío de Praga está situado entre la Ciudad Vieja y el río Vltava, en la margen derecha. Este sitio Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO es significativo no solo como recordatorio de una parte trágica de la historia mundial, sino también por su indudable belleza y encanto.

La mejor forma de experimentar el Barrio Judío en Praga es a través de un tour a pie para aprender más sobre su historia y ver los lugares de interés imperdibles.

En este artículo, compartiré todos los principales lugares turísticos en el ghetto judío de Praga.

¿Qué ver en el Barrio Judío de Praga? Guía completa

Historia del Barrio Judío en Praga

Muchas ciudades europeas solían tener, o aún tienen barrios judíos. Desde el siglo XIII, a la gente judía (o judíos, en lenguaje coloquial) se le ordenó establecerse en una zona de Praga conocida como el ghetto judío.

El nombre del barrio judío de Praga es Josefov, o la ciudad de José. Este nombre proviene del emperador José II, cuyas reformas mejoraron las condiciones de vida de los judíos en Praga.

La historia de los judíos en Praga se remonta al siglo X. Josefov apareció en Praga en 1850, durante la transformación, cuando el ghetto judío de Praga se convirtió oficialmente en uno de los barrios administrativos de la ciudad. El emperador austríaco José II emitió decretos sobre la igualación de los derechos de los judíos con la población cristiana.

La mayor parte del Barrio Judío fue demolido entre 1893 y 1913, solo para ser reconstruido y modelado después de la ciudad de París. Solo se conservaron seis sinagogas, un antiguo cementerio y un antiguo ayuntamiento judío. Estos edificios originales, salvados de la demolición, ahora forman parte del Museo Judío de Praga, que se considera uno de los museos judíos más antiguos de Europa.

La Leyenda del Golem de Praga

La leyenda del Golem de Praga es una de las historias más famosas y fascinantes de la tradición judía. Cuenta la historia de un ser artificial, el Golem, que fue creado para proteger a la comunidad judía de Praga durante tiempos de gran persecución.

Según la leyenda, en el siglo XVI, la comunidad judía de Praga estaba siendo amenazada por pogromos (ataques violentos) y acusaciones infundadas de rituales de sangre. En respuesta a estos eventos, el Rabino Jehuda Löw ben Bezalel, también conocido como el Maharal de Praga, decidió crear un Golem para proteger a su gente.

Se dice que el Maharal utilizó su profundo conocimiento del misticismo judío y de la Cábala, la antigua tradición de la mística judía, para dar vida a la figura de arcilla. El Golem fue creado a partir de arcilla del río Moldava y se le dio vida mediante rituales y la inscripción de letras mágicas en su frente, incluyendo la palabra «emet» que significa «verdad» en hebreo.

Una vez que el Golem fue traído a la vida, se le asignó la tarea de proteger a la comunidad judía. Era increíblemente fuerte y leal. Según algunas versiones de la historia, el Golem iba a la iglesia los domingos disfrazado de caballero para aprender de los sermones del sacerdote y así poder anticipar y prevenir los ataques contra la comunidad judía.

Sin embargo, el Golem comenzó a volverse peligroso. Empezó a destruir todo a su paso, incluso cosas que no representaban una amenaza para la comunidad judía. Al ver el peligro que representaba el Golem, el Maharal decidió que tenía que desactivarlo. Así, el rabino borró la primera letra de la palabra «emet» (verdad) que estaba escrita en la frente del Golem, dejando la palabra «met», que en hebreo significa «muerto». Al hacerlo, el Golem se volvió inanimado y volvió a ser una figura de arcilla.

Se dice que el cuerpo inerte del Golem fue llevado a la sinagoga de la Ciudad Vieja, donde fue almacenado en el ático. Hasta el día de hoy, hay quienes creen que el Golem todavía descansa allí.

El barrio durante el Holocausto

El Barrio Judío de Praga, también conocido como Josefov, tiene una rica y trágica historia que fue marcada profundamente durante la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto.

Durante la ocupación nazi de Checoslovaquia en la Segunda Guerra Mundial, la comunidad judía de Praga sufrió una devastadora pérdida. Muchos judíos fueron forzados a abandonar sus hogares y negocios y fueron deportados a campos de concentración y exterminio.

El plan nazi para el Barrio Judío de Praga era particularmente siniestro. Hitler decidió preservar el barrio como un «museo de una raza extinta», y ordenó que se recogieran y almacenaran artefactos judíos de toda Europa en el barrio. Como resultado, muchas de las sinagogas de Josefov, como la Sinagoga Española y la Sinagoga Pinkas, se convirtieron en almacenes de estos objetos.

Uno de los recordatorios más sobrecogedores del Holocausto en el Barrio Judío es la Sinagoga Pinkas, que ahora sirve como un memorial para los judíos checoslovacos que fueron asesinados durante el Holocausto. En sus paredes están inscritos los nombres de casi 80.000 víctimas judías checas.

A pesar de la intención original de los nazis, la preservación de Josefov y sus sinagogas ha permitido que la memoria del pueblo judío y de las atrocidades del Holocausto perdure. Hoy en día, el Barrio Judío es un lugar de reflexión y recuerdo, y atrae a visitantes de todo el mundo que vienen a aprender sobre su rica historia y a honrar a aquellos que fueron perdidos durante el Holocausto.

11 Cosas que Ver en el Barrio Judío de Praga

1. El Antiguo Cementerio Judío

El Antiguo Cementerio Judío es el cementerio judío más antiguo que aún sobrevive en la ciudad. Data de mediados del siglo XV. La palabra judía para cementerio significa «Casa de la Vida». Al igual que los cristianos, los judíos creen que la muerte es la entrada al mundo siguiente.

Debido al hecho de que a los judíos se les prohibía enterrar a sus muertos fuera del Barrio Judío, este cementerio está repleto de unas 12,000 lápidas visibles. Se estima que hay 100,000 cuerpos más apilados hasta 12 capas debajo del suelo.

Las tumbas nunca fueron reubicadas porque las tradiciones judías prohíben mover los cuerpos después de que son enterrados. El asentamiento del suelo con el tiempo ha creado lápidas ladeadas que apuntan en todas direcciones, una vista más surrealista que lanza un hechizo espeluznante, pero hermoso. El Antiguo Cementerio Judío es uno de los monumentos judíos más importantes de la ciudad.

Información para la visita:

  • Dirección: Široká 3
  • Horario de apertura: de domingo a viernes de 9 a.m. a 6 p.m. (excepto cerrado a las 4:30 p.m. de noviembre a marzo), cerrado los sábados por el Sabbat judío
  • Coste de entrada: 530 CZK – la tarifa de entrada cubre todas las 5 sinagogas del Museo Judío (excepto la Sinagoga Vieja Nueva es un extra de 220 CZK), el Antiguo Cementerio Judío, el Salón Ceremonial y la Galería Robert Guttmann

2. La Sinagoga Vieja Nueva

La Sinagoga Vieja Nueva, de 1270, es la sinagoga activa más antigua de Europa. También es uno de los primeros edificios góticos en Praga y la única sinagoga medieval que sobrevive en Praga.

Con eso viene una larga y rica historia. La Sinagoga Vieja Nueva fue el centro de la vida judía en Praga, donde tuvieron lugar muchos eventos importantes, incluida la coronación del Rey Rudolf II en 1575. También es el sitio de muchas leyendas, incluida la del Golem, una criatura hecha de arcilla que se dice que fue animada por el Rabino Loew para proteger a la comunidad judía del daño.

Información para la visita:

  • Dirección: Červená, 110
  • Horario de apertura: de domingo a viernes de 9 a.m. a 6 p.m. (excepto cerrado a las 4:30 p.m. de noviembre a marzo), cerrado los sábados por el Sabbat judío
  • Coste de entrada: 220 CZK (no incluido en el pase de tour del museo)

3. La Sinagoga Pinkas

La Sinagoga Pinkas es la segunda casa de adoración judía más antigua de la ciudad, que data del siglo XVI. Hoy, se utiliza como un memorial para las víctimas del Holocausto. Un conmovedor memorial con los nombres de más de 77,000 víctimas judías de la República Checa que fueron asesinadas durante el Holocausto.

La Sinagoga Pinkas es un sitio profundamente conmovedor e importante para visitar para cualquier persona interesada en la historia y la cultura judía, y sirve como un poderoso recordatorio de la importancia de recordar a las víctimas del Holocausto.

Información para la visita:

  • Dirección: Široká 23
  • Horario de apertura: de domingo a viernes de 9 a.m. a 6 p.m. (excepto cerrado a las 4:30 p.m. de noviembre a marzo), cerrado los sábados por el Sabbat judío
  • Costo de entrada: 530 CZK – la tarifa de entrada cubre todas las 5 sinagogas del Museo Judío (excepto la Sinagoga Vieja Nueva es un extra de 220 CZK), el Antiguo Cementerio Judío, el Salón Ceremonial y la Galería Robert Guttmann.

4. La Sinagoga Klausen

La Sinagoga Klausen y el Muro Ceremonial fueron fundados en la década de 1690. Se encuentra en un sitio que anteriormente estaba ocupado por una pequeña escuela judía y una casa de oración (Klausen), en lo que entonces era un notorio distrito rojo de la judería.

La Sinagoga Klausen del siglo XVII fue utilizada por la comunidad judía como lugar de adoración y como escuela para niños judíos. Hoy, la Sinagoga Klausen sirve como un museo que se centra en la historia judía, la forma de vida judía y las prácticas religiosas judías.

Información para la visita:

  • Dirección: U Starého Hřbitova 39
  • Horario de apertura: de domingo a viernes de 9 a.m. a 6 p.m. (excepto cerrado a las 4:30 p.m. de noviembre a marzo), cerrado los sábados por el Sabbat judío
  • Costo de entrada: 530 CZK – la tarifa de entrada cubre todas las 5 sinagogas del Museo Judío (excepto la Sinagoga Vieja Nueva es un extra de 220 CZK), el Antiguo Cementerio Judío, el Salón Ceremonial y la Galería Robert Guttmann

5. La Sinagoga Española

La Sinagoga Española, también conocida como la Sinagoga de los Judíos Españoles, es una de las sinagogas más bellas y ornamentadas en la Judería de Praga. Fue construida a mediados del siglo XIX en el estilo de renacimiento morisco e inspirada por la arquitectura del Palacio de la Alhambra en España.

Esta sinagoga cuenta con un impresionante interior con decoraciones intrincadas y coloridas vidrieras. Las paredes están cubiertas con ricos patrones geométricos y diseños florales, y el techo está adornado con una hermosa cúpula pintada.

La sinagoga española alberga una pequeña capilla donde se realizan conciertos, así como una pequeña exhibición de artefactos religiosos judíos.

Información para la visita:

  • Dirección: Vězeňská 1
  • Horario de apertura: de domingo a viernes de 9 a.m. a 4:30 p.m. (abierta hasta las 6 p.m. de abril a octubre), cerrado los sábados por el Sabbat judío
  • Costo de entrada: 300 CZK – cubre todas las 4 sinagogas del Museo Judío, más el Antiguo Cementerio Judío y el Salón Conmemorativo

6. La Sinagoga Maisel

La Sinagoga Maisel fue construida a finales del siglo XIX en estilo neogótico y lleva el nombre de Mordechai Maisel, un rico comerciante judío que financió la construcción de la sinagoga.

La Sinagoga Maisel tiene una larga e interesante historia. Originalmente fue construida en el siglo XVI como un edificio renacentista, solo para ser destruida por un incendio en el siglo XVII y reconstruida en estilo barroco. En el siglo XIX, la sinagoga fue de nuevo destruida, y fue reconstruida en su actual estilo neogótico.

Puedes recorrer esta sinagoga y escuchar cómo durante la Segunda Guerra Mundial la sinagoga se utilizó para almacenar las propiedades de las comunidades judías checas.

Información para la visita:

  • Dirección: Maiselova 10
  • Horario de apertura: de domingo a viernes de 9 a.m. a 6 p.m. (excepto cerrado a las 4:30 p.m. de noviembre a marzo), cerrado los sábados por el Sabbat judío
  • Costo de entrada: 530 CZK – la tarifa de entrada cubre todas las 5 sinagogas del Museo Judío (excepto la Sinagoga Vieja Nueva es un extra de 220 CZK), el Antiguo Cementerio Judío, el Salón Ceremonial y la Galería Robert Guttmann

7. El Ayuntamiento del Barrio Judío de Praga

El Ayuntamiento Judío está situado en el corazón del Barrio Judío de Praga. El ex alcalde, Mordechai Maisel, fue fundamental en el diseño del Barrio Judío de Praga. Uno de esos edificios bajo el patrocinio de Maisel fue el Ayuntamiento Viejo de estilo renacentista en 1586. El edificio era el principal lugar de reunión de la comunidad judía local.

Será difícil no notar que el Ayuntamiento cuenta con no uno, sino dos relojes: uno con números romanos y el otro con números hebreos. Hoy, el Ayuntamiento Judío alberga el Museo Judío de Praga, que se dedica a preservar la historia y la cultura de la comunidad judía en Praga.

Dirección: Maiselova 250

8. Calle Parizska

La calle Parizska, o calle París, se asemeja a los Campos Elíseos de París con su largo bulevar arbolado con tiendas de alta gama. Recorre el Barrio Judío, conectando la Plaza del Casco Antiguo con el Puente de Carlos.

Esta parte del Barrio Judío es un hermoso lugar para pasear debido a sus edificios Art Nouveau de principios del siglo XX y sus bonitos cafés, al igual que lo que podrías encontrar en París.

9. El Salón Ceremonial

El Salón Ceremonial es un edificio llamativo construido en el estilo neo-románico en 1911-1912 por el arquitecto Frantisek Gerstl. Hoy es un espacio de exposición para el Museo Judío centrado en las costumbres locales, pero principalmente centrado en los rituales de muerte. Y es que el Salón Ceremonial fue establecido por la Sociedad de Entierro para el Cementerio Judío.

Información para la visita:

  • Dirección: U Starého Hřbitova 243/3A
  • Horario de apertura: de domingo a viernes de 9 a.m. a 6 p.m. (cerrado a las 4:30 p.m. de noviembre a marzo), cerrado los sábados por el Sabbat judío
  • Costo de entrada: 530 CZK – la tarifa de entrada cubre todas las 5 sinagogas del Museo Judío (excepto la Sinagoga Vieja Nueva es un extra de 220 CZK), el Antiguo Cementerio Judío, el Salón Ceremonial y la Galería Robert Guttmann

10 La Galería Robert Guttmann

La Galería Robert Guttmann presenta obras de este artista y otros artistas judíos a partir del siglo XIX en adelante. Con colecciones rotativas, la galería tiene como objetivo presentar obras de arte de la posguerra hasta el arte contemporáneo.

Información para la visita:

  • Dirección: U Staré školy 153/3
  • Horario de apertura: de domingo a viernes de 9 a.m. a 6 p.m. (cerrado a las 4:30 p.m. de noviembre a marzo), cerrado los sábados por el Sabbat judío
  • Costo de entrada: 530 CZK – la tarifa de entrada cubre todas las 5 sinagogas del Museo Judío (excepto la Sinagoga Vieja Nueva es un extra de 220 CZK), el Antiguo Cementerio Judío, el Salón Ceremonial y la Galería Robert Guttmann

11. El Monumento a Franz Kafka

Franz Kafka nació de un padre checo-judío y una madre alemana-judía. Kafka vivía en la Ciudad Vieja a pesar de su herencia judía. Como alemán entre checos, judío entre alemanes y agnóstico entre creyentes, Kafka vivió una vida de alienación y miedo, lo que también se refleja en sus escritos.

El Monumento a Franz Kafka representa a Franz Kafka montado en los hombros de una figura sin cabeza (presumiblemente el propio Kafka). Esto es en referencia a la historia del autor de 1912 Descripción de una lucha.

La otra escultura a buscar es la escultura de bronce de Moisés (Socha Mojžíše), del escultor checo František Bilek. Se puede encontrar en la calle de Praga.


Y hasta aquí toda la información sobre qué hacer en tu visita al Barrio Judío de Praga. Sin duda merece la pena y seguro que te encantará.

¡Buen viaje!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio