Por qué tienes que visitar Tropea, en la costa de Calabria.

Que tienes que saber antes de visitar Tropea, en el sur de Italia. Dónde alojarte y qué comidas no te puedes perder. ¡Un paraíso te espera en Tropea!

Pequeña, pero llena de encanto tradicional, Tropea, al sur de Italia, sigue deleitando a sus visitantes año tras año. Con vistas románticas, un casco antiguo asombroso, comida deliciosa y playas de aguas transparentes. ¡Tropea bien podría ser la próxima joya por descubrir!

Vista del casco antiguo de Tropea desde el mar.
Vista del casco antiguo de Tropea desde el mar.

La llegada a Tropea y mis primeras impresiones.

Viajé a Tropea casi de casualidad, mi hermano y su novia habían decidido el destino y me invitaron a pasar una semana de vacaciones en Tropea con ellos. No sabía qué esperar del destino. Había estado en otros balnearios de Italia, y la masificación turística me había agobiado un poco, en realidad.

Finalmente llegó el día de partir desde Londres. Llegamos sin dificultades, y verás que Tropea cuenta con un aeropuerto de modestas dimensiones, en el cual es imposible perderse. A la salida del aeropuerto (Aeroporto di Lamezia Terme), al cruzar la calle principal, encontrarás oficinas de alquiler de coches (recomiendo comparar en diferentes oficinas si quieres alquilar, ya que la disponibilidad y los precios pueden variar bastante). Nosotros usamos Budget Car Rental, y quedamos muy conformes.

Recuerdo que, además del tamaño del aeropuerto, me impresionó el sol y el calor (¡venía de Londres!) y lo primero que hice al salir, fue mirar al sol y cerrar los ojos y… ¡disfrutar pensando en la semana que venía!

Después de coger el coche, nos acercamos hasta el Carrefour a la salida de Sant’Onofrio para hacer las compras para la semana, los tres somos amantes de la buena mesa, y quedamos encantados con la oferta alimentaria.

El apartamento, ubicación, y otras cosas…

Nos alojamos en un apartamento de dos habitaciones en la Via Carmine, que podía albergar a 5 personas sin demasiados problemas, y nos resultó muy cómodo. A solo unos 10 minutos de caminata del centro histórico de Tropea, el piso tenía un generoso balcón para desayunar al sol por las mañanas, un simple y precioso placer. Hay buena oferta de apartamentos en la zona (Via Carmine), algunos de lujo, con piscina y otras comodidades. Nótese que algunas de las carreteras del área no están asfaltadas. Fuera de Tropea, otra posibilidad que se está extendiendo mucho son las opciones de agriturismo por la zona.

Si van a moverse por Tropea en coche, la localidad tiene horarios restringidos para la circulación en vehículos motorizados, después de las 9pm normalmente no se puede ingresar en coche al centro, así que deberán encontrar aparcamiento fuera de la zona céntrica si vais a cenar más tarde de esa hora.

Un santuario sobre un peñón que da al mar.
El santuario de Santa Maria dell’Isola es quizás la vista más emblemática (y bonita) de Tropea.

Yo decidí alquilar una bicicleta en Baci & Bici por un par de días, y me movía tranquilamente en dos ruedas, sin echar de menos el coche, el precio era asequible y la bicicleta estaba en buenas condiciones, la bajada hasta las playas desde el casco antiguo es realmente un ¡subidón de adrenalina!

Las playas y actividades en el mar.

Las playas están en su mayoría abiertas a todo público y sólo basta buscar un poquito para encontrar un sitio para instalarse con tranquilidad y comodidad sin sentirse agobiado por el bullicio (a mediados de Junio). Las playas más cercanas al centro histórico a destacar son la Spiaggia del Cannone (Playa del Cañón), la Spiaggia della Rotonda (Playa de la Rotonda), la Spiaggia ‘A Linguata (Playa Linguata), todas ellas con diversos atractivos, y en general muy limpias.

De mencionar también es la Grotta del Palombaro (Gruta del Buceador),  una playa escondida en la roca, de arena suave y a la que sólo se llega nadando o en barca. ¡Realmente vale la pena verla!

Si tienes coche y quieres visitar las mejores playas de la zona, recomiendo la Baia dei Riaci, o Capo Vaticano, ambas magníficas y más tranquilas, con vistas a las islas volcánicas cercanas. En cualquiera de éstas dos últimas, también se puede hacer snorkelling, ya que las aguas son cristalinas y con peñones de roca, ideales para ver la fauna marina. Para cualquiera de las playas, te recomiendo llevar una sombrilla (o mucho protector solar), ya que hay poca sombra natural.

Por toda la localidad de Tropea, podrás encontrar tiendas que organizan tours y demás actividades para conocer la zona. Nosotros nos decidimos por el tour por las bahías de la zona, proporcionado por Agenzia Il Cannone, con enfoque en el snorkelling, y quedamos encantados por las playas visitadas y la cordialidad del personal. Estas excursiones salen puerto deportivo de Tropea, y normalmente un minibus recoge a los turistas de las tiendas hasta el puerto, aunque también se puede caminar hasta el puerto desde el centro (unos 20 minutos de caminata).

La oferta gastronómica.

Como casi toda Italia, Tropea se destaca por su gloriosa y apetitosa comida. Personalmente, el descubrimiento en este viaje fue la N’duja, un embutido de cerdo similar a una sobrasada mallorquina, pero infinitamente más picante, ya que lleva chile picante calabrés. Si te gusta el picante, recomiendo que probéis la Pizza alla N’duja, pero ¡prepara el agua o la cerveza para apagar el fuego!

Tabla con N´duja, pan y olivas.
La tradicional (y picante) N’duja, delicioso embutido que puedes encontrar ¡hasta en los helados!

Otro ingrediente notable en la zona es la cebolla roja de Tropea (cipolla rossa di Tropea), que tiene su propia IGP (denominación de origen), y un sabor suave y dulzón, muy delicado. En la zona se usa en ensaladas, pizzas y para hacer mermeladas. En las afueras de Tropea pueden verse paisanos preparando las ristras con manos diestras.

Para terminar con la oferta gastronómica, tengo que mencionar los increíbles ¡gelatos! Un viaje a Italia no puede ser tal, sin la visita obligada a las heladerías. Tropea tiene unas cuántas, pero debo decir que visitamos casi todas. Recomiendo Gelateria Tonino, que además de preparar los sabores tradicionales, también hacen auténticas especialidades, como el helado de Cebolla roja de Tropea, o de N’duja.

En conclusión, volvería a Tropea sin lugar a dudas, un destino turístico idílico para parejas en busca de romance y también ideal para familias en busca de playa y tranquilidad en un ambiente seguro y manejable.

Espero que te haya gustado el artículo, compártelo si te parece que tus amigos lo pueden encontrar interesante, y registra cualquier duda o pregunta que puedas tener en nuestros foros, seguro habrá alguien que te pueda ayudar.

¡A explorar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio