El Museo de la Cerveza de Praga: Guía completa.

Museo de la cerveza de Praga: cómo llegar, visitas guiadas de degustación de cerveza, horarios de apertura. Todo lo que necesitas saber.

El elixir que catapultó a la República Checa a la fama internacional es, sin duda, la cerveza. En el escenario global, los habitantes de esta nación encabezan la lista de los más ávidos bebedores de esta espumosa delicia.

Famosas marcas como Pilsner Urquell, Budweiser Budvar, Staropramen y Starobrno han consolidado su renombre en el arte cervecero.

Con su apertura en el año 2014, el Museo de la Cerveza de Praga se ha establecido rápidamente como un destino codiciado tanto para visitantes del extranjero como para los lugareños. Este lugar ofrece una visión íntima y en profundidad del misterioso arte de la fabricación de cerveza, revelando cómo se crea esta bebida icónica.

Para un conocimiento más completo, no olvide revisar nuestro artículo acerca del Museo de la Cerveza en Praga. Aquí encontrará información esencial como el costo de la entrada, horarios de funcionamiento, direcciones y otros datos importantes para aquellos que se aventuran a explorar este rincón por primera vez.

Museo de la Cerveza de Praga Información general

  • Dirección : Husova 241/7, 110 00 Staré Město, República Checa
  • Teléfono : +420 778 072 337
  • Horario de apertura: todos los días de 11:00 a 20:00
  • Precio de los boletos:
    • Entrada con degustaciones – 280 CZK por persona .
    • Entrada al museo, con 4 muestras de cerveza y una botella de cerveza personalizada (recorrido de 90 minutos): 480 CZK por persona . Tenga en cuenta que esta experiencia está disponible sólo para personas mayores de 18 años .
  • Sitio web oficial: beermuseum.cz

Cómo llegar

En metro

Tome el metro ( línea A ) hasta la estación Staroměstská y luego camine 5 minutos (unos 450 metros) hasta el punto de destino.

En tranvia

Tome uno de los siguientes tranvías: 2, 17, 18 hasta la parada Staroměstská.

Historia de la Cerveza en Praga

En la antiquísima historia del Reino Checo, el arte de la cervecería se extiende hasta los días de la Edad Media. El primer documento que acredita la creación de cerveza en estas tierras se remonta al año 993 d.C., un tiempo en que el Príncipe Boleslao II de Bohemia dictó la construcción de cervecerías en Praga y otras urbes cercanas.

En esa época de capas y espadas, los monasterios emergieron como importantes centros de producción cervecera, siendo la cuna de muchos estilos de cerveza tradicionales de la nación.

Avanzando al presente, el paisaje de la República Checa está salpicado de un sinfín de cervecerías, que van desde pequeños emporios familiares hasta grandes corporaciones internacionales.

La cerveza de la región se caracteriza por su sabor nítido y fresco, además de los ingredientes de máxima calidad que la componen. Este néctar de los dioses ha ganado el afecto de los habitantes locales y la admiración de bebedores en todo el mundo.

Debido a esta impresionante herencia cervecera, la República Checa mantiene su estatus como uno de los principales productores globales de esta amada bebida.

Explorando el Museo de la Cerveza Checa en el casco antiguo

El Museo de la Cerveza de Praga

Ubicado en el corazón de la Ciudad Vieja de Praga, a un tiro de piedra del icónico Puente de Carlos, se encuentra un santuario dedicado a la rica historia de la cervecería checa. Este museo podría ser tu siguiente destino tras haber recorrido el emblemático barrio judío, con su célebre museo y su ancestral cementerio. Desde allí, una caminata de apenas 10 minutos te llevará al umbral de esta joya cultural.

El museo ofrece un mosaico de exhibiciones que profundizan en la evolución de la industria cervecera, además de brindar un entorno auténtico para saborear diversas cervezas checas. Para los más curiosos, hay clases ocasionales que abarcan desde la fabricación hasta la cata de cerveza.

Tienes la opción de sumergirte en la experiencia mediante visitas guiadas o explorar a tu propio ritmo. En la primera, un guía versado te sumergirá en la fascinante historia de este elixir y desvelará los misterios detrás de su producción. Un mapa global en la pared señala los orígenes de diversos tipos de cerveza.

Una vez que te sientas empapado de conocimiento, serás conducido a una sala donde se ha recreado una cervecería en miniatura. Allí, podrás observar todo el proceso tecnológico, desde los inicios hasta el producto final, incluso tocar los ingredientes principales y percibir sus aromas. Esta sala también alberga una vitrina con legendarias variedades de cerveza checa, destacando la mundialmente famosa Pilsner Urquell.

En la sala anexa, encontrarás una rica colección de vídeos, fotografías y documentales centrados en la cervecería. Al concluir el recorrido, se te brindará la oportunidad de crear tu propia etiqueta de cerveza. Podrás verter el líquido en una botella, sellarla y diseñar la etiqueta utilizando una computadora. Y sí, podrás llevarte esta botella de recuerdo contigo.

Para cerrar la experiencia, los visitantes son conducidos a unas bodegas del siglo XIII, donde podrán degustar cuatro de las cervezas más legendarias de la República Checa. ¿Podrías pedir una forma más completa de sumergirte en la cultura cervecera de este país?

Tours de cata de cerveza en el museo de Praga

Es importante señalar que solo los adultos tendrán la oportunidad de participar en la degustación de bebidas alcohólicas. En cuanto a las bodegas, estas están divididas en dos salas temáticas: una diseñada en un estilo tradicional que evoca las cervecerías checas del siglo XIX, y la otra con una estética comunista más moderna, representativa de la segunda mitad del siglo XX.

Si te encuentras visitando durante la temporada de verano, hay un patio al aire libre detrás de la barra donde puedes disfrutar del clima mientras degustas las cervezas.

Los visitantes tienen la oportunidad de probar un conjunto de cuatro tipos de bebidas. Un guía experto te sumergirá en la historia de cada variedad, explicando tanto el proceso de elaboración como los matices gustativos.

Vale la pena mencionar que no se ofrecen snacks para acompañar las cervezas, y las opciones de degustación son fijas, sin posibilidad de elegir. Si estás interesado en una experiencia más completa que incluya bebidas ilimitadas y comida típica checa, podrías considerar unirte a una cena medieval en Praga.

Tras la experiencia de degustación, los visitantes pueden dirigirse a la tienda de souvenirs del museo para adquirir regalos temáticos, una forma perfecta de llevarse un pedacito de la cultura cervecera checa de vuelta a casa.

Consejos

Situado en el corazón de Praga, este museo es un tesoro para los amantes de la cerveza, ofreciendo una vista detallada de la historia y el proceso de elaboración de esta amada bebida. También cuenta con salas de degustación especiales donde podrás probar una selección de cervezas locales. Aquí tienes algunos consejos para sacarle el máximo partido a tu visita:

  • Lo mejor es planificar tu visita a mitad de semana, ya que los fines de semana suelen ser bastante concurridos.
  • No te pierdas la oportunidad de probar una pinta de la famosa Pilsner, una de las joyas de la cerveza checa.
  • Antes de irte, no olvides hacer una parada en la tienda de regalos para comprar algún recuerdo.

Preguntas Frecuentes

Suscríbete
Notificar
guest

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todas las opiniones
0
Comparte tu opiniónx
Scroll al inicio